dima
  • 0141_ Arrañoko haitzak

    Mejora de las pistas deportivas de Arraño en Laudio Primer premio concurso
    El espacio público es el centro de los procesos de regeneración urbana, aunque muchas veces no se le confiere esa importancia a la hora de planificar nuestros barrios. Por ese motivo es necesario acometer las actuaciones en  los mismos como intervenciones estratégicas, independientemente de no estar ligadas a presupuestos elevados,  ya que estas pueden ser capaces de plantar las semillas de un cambio futuro. Pequeños proyectos que  transmitan emoción y  capacidad de implicación de los usuarios, tanto en el disfrute como en la gestión de los espacios, enriqueciendo nuestro paisaje urbano y favoreciendo las posibilidades de éxito en la regeneración de los mismos. ¿Qué técnicas, colores, textos, luces o imágenes podrían parasitar este espacio urbano para atraer, motivar, conmover al ciudadano de arraño y al visitante? ¿Qué proyecto podría implicar a sus habitantes y trabajadores para conquistarlo y compartirlo? Una especie de mosaico topográfico sirve como  mecanismo articulador de la propuesta. Su estructura semimodular en base a triángulos permite la colonización de la totalidad del espacio  en su mayor parte como un pavimento pintado con distintos tono de gris y verde que insinúa accesos,  recorridos y cualifica ámbitos. En zonas puntuales esta malla triangular genera pequeñas estructuras tridimensionales, pequeños islotes o afloraciones rocosas que sirven para la creación de ámbitos de estancia,   zonas de juegos para niños (y no tan niños),  y zonas de paso o comunicación. Esta especie de topografía artificial a realizar mediante  estructuras ligeras de acero y paneles tricapa de madera pintados o forrados, permitiría  incluir nuevos usos para los espacios actualmente residuales de la pista, creando dos ámbitos de juegos en los laterales de la pista y dos miradores en los contrafuertes elevados del depósito a los que se accedería  “trepando” por las “rocas”. La materialización del sistema formal da lugar a unas figuras abiertas que no resulta muy lejana de aquellas que encontramos en la naturaleza, cuyas leyes de crecimiento no llegan a conocerse, si bien advertimos la importancia de la seriación y la repetición, como la formación de cristales o las rocas en el paisaje. Este sistema formal permite además el crecimiento variable de la intervención pudiendo dejar zonas sin pintar o generar estructuras de distintas dimensiones y permitiendo su ejecución por fases.